Hösėg es una empresa peruana que busca fomentar el consumo y producción consecuente y responsable. Hösėg nace con el propósito de ayudar a mejorar la calidad de vida de niños entre 0-12 años en zonas vulnerables y remotas sobre los 3,000 metros en los Andes. Hösėg se presenta con un posicionamiento diferenciado e innovador bajo el concepto de ‘ropa colaborativa,’ una alternativa consecuente y responsable. El sistema de promoción donde se suma a un niño a la cadena de beneficiarios inspira una innovación continua en el modelo de negocio y nuevas líneas de hösėg.

Durante el proceso de ideación y definición de la problemática y modelo de negocio traslapamos dos mapas; uno de pobreza y uno de frio. La correlación era clara. Las zonas más pobres eran también las más pobres. Vimos un circulo negativo; aquellos con niveles de pobreza más altos eran más vulnerables a las fuertes condiciones climáticas de los Andes, sobretodo a las heladas donde las temperaturas llegan hasta -20 grados Celsius en algunos casos. Es por esto que decidimos comenzar abrigando a estas comunidades que habíamos identificado durante este ejercicio. A través de nuestro modelo de negocio de impacto ‘Buy One, Give One,’ – por cada casaca o chaleco que vendemos, nosotros entregamos una casaca solidaria – buscamos proteger a los niños de estas extremas temperaturas con una casaca solidaria diseñada pensando en ellos, mejorando los índices de infecciones respiratorias que ponen en riesgo no solo su salud pero también su educación.

Las casacas solidarias son una casaca funcional, pensando en las necesidades de los niños alto andinos. Son resistentes al agua, corta viento, con cuelo alto, con puños para dejar el frio afuera, con relleno de fibra y forro de polar. Este Octubre estamos lanzando las primeras casacas solidarias que usan relleno de fibra reciclada. La fibra de PET reciclado tiene el mismo nivel de beneficio térmico y aparte cada casaca recicla dos botellas de plástico. Confeccionamos estas casacas con la Familia Campos de la ciudad de Huancayo. La familia Campos migró de Huancayo hace unos años en búsqueda de un mejor futuro. Decidimos trabajar con ellos para lograr maximizar nuestro impacto en la cadena de valor. Junto a la Familia Campos desarrollamos un modelo practico en el que se acordó un precio justo por las casacas solidarias luego de un proceso largo de investigación de materiales funcionales. Para empoderarlos a que salgan adelante y puedan mejorar su capacidad operativa, hemos llevado a cabo talleres de capacitación operativa.

Sabemos que nuestro país tiene un fuerte problema de prácticas asistencialistas y es por eso que trabajamos con otras organizaciones para apoyar el empoderamiento y acciones que buscan empoderar y realizar un cambio real en la calidad de vida de las familias andinas. Por los últimos dos (02) años hemos venido desarrollando diversas alianzas con diferentes organizaciones como Llamapack, Llanapana, Por eso Perú, entre otras que nos ayudan a reducir esta mochila asistencialista. Estas organizaciones vienen trabajando distintos programas de salud, de viviendas mejoradas, de generación de ingresos económicos y de manejo sostenible de los recursos naturales. Nuestra alianza consiste en que nuestras casacas solidarias se convierten en un incentivo para que las comunidades sigan (o empiecen) participando de estos programas y desarrollen sus capacidades para realizar un cambio real en su calidad de vida. Creemos que este es un modelo innovador y colaborativo ya que de esta forma hacemos que los programas (y el nuestro y el de las organizaciones aliadas) se complementen y forme parte de una solución más integral.

Por otro lado, este abril lanzamos nuestro proyecto ‘Buy One, Plant One’ que llevamos de la mano con la ONG Pachamama Raymi. Por la compra de cualquiera de nuestras camisas, polos, y accesorios, sembramos un cedro andino. La alianza con Pachamama Raymi y nuestro proyecto de ‘Buy One, Plant One’ nos permite apoyar el desarrollo de capacidades de las comunidades en cuanto a la gestión sostenible de los árboles que sembramos para que puedan de ahí talar el árbol de manera responsable y generar ingresos a largo plazo a través de la comercialización de la madera. Creemos que esto se alinea perfectamente con nuestro propósito como empresa ya que el generar ingresos económicos repercuta directamente en la calidad de vida de los niños.

Hösėg es una empresa peruana que busca fomentar el consumo y producción consecuente y responsable. Hösėg nace con el propósito de ayudar a mejorar la calidad de vida de niños entre 0-12 años en zonas vulnerables y remotas sobre los 3,000 metros en los Andes. Hösėg se presenta con un posicionamiento diferenciado e innovador bajo el concepto de ‘ropa colaborativa,’ una alternativa consecuente y responsable. El sistema de promoción donde se suma a un niño a la cadena de beneficiarios inspira una innovación continua en el modelo de negocio y nuevas líneas de hösėg.

Durante el proceso de ideación y definición de la problemática y modelo de negocio traslapamos dos mapas; uno de pobreza y uno de frio. La correlación era clara. Las zonas más pobres eran también las más pobres. Vimos un circulo negativo; aquellos con niveles de pobreza más altos eran más vulnerables a las fuertes condiciones climáticas de los Andes, sobretodo a las heladas donde las temperaturas llegan hasta -20 grados Celsius en algunos casos. Es por esto que decidimos comenzar abrigando a estas comunidades que habíamos identificado durante este ejercicio. A través de nuestro modelo de negocio de impacto ‘Buy One, Give One,’ – por cada casaca o chaleco que vendemos, nosotros entregamos una casaca solidaria – buscamos proteger a los niños de estas extremas temperaturas con una casaca solidaria diseñada pensando en ellos, mejorando los índices de infecciones respiratorias que ponen en riesgo no solo su salud pero también su educación.

Las casacas solidarias son una casaca funcional, pensando en las necesidades de los niños alto andinos. Son resistentes al agua, corta viento, con cuelo alto, con puños para dejar el frio afuera, con relleno de fibra y forro de polar. Este Octubre estamos lanzando las primeras casacas solidarias que usan relleno de fibra reciclada. La fibra de PET reciclado tiene el mismo nivel de beneficio térmico y aparte cada casaca recicla dos botellas de plástico. Confeccionamos estas casacas con la Familia Campos de la ciudad de Huancayo. La familia Campos migró de Huancayo hace unos años en búsqueda de un mejor futuro. Decidimos trabajar con ellos para lograr maximizar nuestro impacto en la cadena de valor. Junto a la Familia Campos desarrollamos un modelo practico en el que se acordó un precio justo por las casacas solidarias luego de un proceso largo de investigación de materiales funcionales. Para empoderarlos a que salgan adelante y puedan mejorar su capacidad operativa, hemos llevado a cabo talleres de capacitación operativa.

Sabemos que nuestro país tiene un fuerte problema de prácticas asistencialistas y es por eso que trabajamos con otras organizaciones para apoyar el empoderamiento y acciones que buscan empoderar y realizar un cambio real en la calidad de vida de las familias andinas. Por los últimos dos (02) años hemos venido desarrollando diversas alianzas con diferentes organizaciones como Llamapack, Llanapana, Por eso Perú, entre otras que nos ayudan a reducir esta mochila asistencialista. Estas organizaciones vienen trabajando distintos programas de salud, de viviendas mejoradas, de generación de ingresos económicos y de manejo sostenible de los recursos naturales. Nuestra alianza consiste en que nuestras casacas solidarias se convierten en un incentivo para que las comunidades sigan (o empiecen) participando de estos programas y desarrollen sus capacidades para realizar un cambio real en su calidad de vida. Creemos que este es un modelo innovador y colaborativo ya que de esta forma hacemos que los programas (y el nuestro y el de las organizaciones aliadas) se complementen y forme parte de una solución más integral.

Por otro lado, este abril lanzamos nuestro proyecto ‘Buy One, Plant One’ que llevamos de la mano con la ONG Pachamama Raymi. Por la compra de cualquiera de nuestras camisas, polos, y accesorios, sembramos un cedro andino. La alianza con Pachamama Raymi y nuestro proyecto de ‘Buy One, Plant One’ nos permite apoyar el desarrollo de capacidades de las comunidades en cuanto a la gestión sostenible de los árboles que sembramos para que puedan de ahí talar el árbol de manera responsable y generar ingresos a largo plazo a través de la comercialización de la madera. Creemos que esto se alinea perfectamente con nuestro propósito como empresa ya que el generar ingresos económicos repercuta directamente en la calidad de vida de los niños.